La llegada de 'The Beatles' a España en 1965 se convierte en un símbolo de apertura