Víctor Janeiro, un apasionado de los toros