Fran Rivera y Lourdes Montes, sonrientes y felices a su salida de la iglesia