“La alternativa con Manzanares fue un lujo”