El arte pierde a uno de sus hijos predilectos