En la cuarta edición se inauguró la famosa sala de expulsión