El 'feliz- test' pone en apuros al presentador