Juana Reina era la persona a la que más admiraba Rocío Jurado