Nino Bravo se convirtió en leyenda de la música española en tan sólo 4 años