Rocío Jurado, su lado más personal