María Teresa y Terelu, cara a cara