El fenómeno fan, en '¡Qué tiempo tan feliz!'