Gila, el precursor del monólogo