Pablo Abraira y Albert Hamond triunfaron en los setenta