En los setenta Roberto Carlos es el brasileño que más discos vende