Valerio Lazarov, el descubridor de María José Cantudo