El sheriff Langston es testigo de una oleada de resucitados