Emily, contra las cuerdas: debe acabar con Tyler... a cualquier precio