Tazón de cacao con galletas y mortadela, un desayuno fastuoso y ‘guarrindongo’