El truco del almendruco para que la brandada no se oxide