El truco del almendruco para conseguir un sofrito bajo en calorías