El origen neoyorquino de la vichysoisse y otras curiosidades de la receta