¡Viva Prusia y viva el rabo de toro a la cordobesa de Martín Berasategui!