Djokovic, más sólido en el desempate