Tsonga, desesperado con el juez de silla