Dos incidentes interrumpen la final entre Nadal y Ferrer en la pista central de Paris