Aguasantas se ponía ropa de la tienda, pero con permiso de Raquel Bollo