Matamoros trabaja con su coach el muro que se ha creado para evitar el dolor