Karmele: "Pichurrín, métete en la cabeza que no quiero saber nada de ti"