Las cámaras captan a Raquel Bollo llegando a la prisión de Alcalá de Guadaíra