El público, dividido entre Chelo y Matamoros