Paz Padilla, en contra de la ley de Gallardón