Blanca Cuesta, divina y pintora