Mercedes Milá, con bata, dispuesta a controlar la salud de los colaboradores