La llama eterna de ‘Sálvame’ viaja desde Barcelona hasta Madrid