Kiko Hernández y Lydia Lozano, la reconciliación definitiva