Isla podría haber sido víctima de una trampa