Chayo Mohedano, enfadada con la prensa