Nacho Montes y Kiko Hernández, diferencias en cuanto a estilismos