Lydia, la más querida