Los colaboradores, en el suelo entre risas