Los objetos de lujo de Joaquín Torres provocan la caída de una señora del público