Carmen Sevilla, ¿arruinada?