¡Ningún diseñador quiere vestir a Chelo!