Lydia, a Matamoros.: "Yo no soy como tú, que estás todo el rato operándote"