"Cuando han venido mis perros he pensado: 'qué suerte tienen de no llamarse Excalibur"