Los colaboradores se pican por los metros cuadrados de sus casas