Kiko: "Alberto, ¿cómo pides respeto para tu hijo si esta noche vienes a hablar de él?"