Una broma de Kiko Hernández provoca que Lydia Lozano salga corriendo de plató