Un sumario tenso para Kiko y Lydia